Ventilacion Mecanica No Invasiva

Deja tu comentario aqui


La ventilación mecánica no invasiva es una modalidad de soporte ventilatorio que permite incrementar la ventilación alveolar, manteniendo las vías respiratorias intactas, no precisa intubación endotraqueal ni traqueotomía, por lo que se evita el riesgo de neumonía asociada a la ventilación mecánica, disminuyendo las necesidades de sedación del paciente. Es una ventilación más fisiológica, menos agresiva, permitiendo en algunas situaciones la alimentación oral.
   La eficacia de este sistema de ventilación mecánica, su aplicación rápida, fácil, mayor flexibilidad y capacidad de proporcionar confort al paciente, hace que esta opción sea cada vez mas frecuente en las diferentes unidades de cuidados, por lo que el personal requiere un conocimiento experto y especializado en el manejo de la técnica, así como los cuidados necesarios para su buen funcionamiento y resolver o disminuir las complicaciones derivadas de su manejo. 
   El origen de esta técnica se remonta a la época de los pulmones de acero, más de 100 años atrás, aunque su auge se ha visto propiciado a finales de los 80 a raíz de la expansión de la mascarilla nasal y la comprobación de que era posible administrar presión positiva en la vía aérea de forma eficaz a su través.   
 Actualmente la VMNI constituye un área de notable importancia dentro de la especialidad de Neumología y ha permitido una nueva aproximación al enfermo con insuficiencia respiratoria. Las indicaciones para su uso están continuamente revisándose y actualizándose en un afán de obtener el máximo rendimiento a esta nueva modalidad terapéutica.
 Existen varios componentes dentro de esta “terapia técnica” que se deben cuidar y revisar a la hora de utilizarla con el fin de alcanzar la máxima eficacia y eficiencia. Estos componentes principalmente son: 1) Una correcta indicación de la técnica, individualizándola para cada paciente, pero dentro de protocolos de actuación; 2) Personal capacitado para llevarla a cabo; 3) Un lugar idóneo específico y, 4) Un equipamiento tecnológico adecuado, a saber, interfaces  respiradores, tubuladuras y material accesorio. Es indispensable que estos cuatro elementos interactúen adecuadamente a fin de conseguir el mayor beneficio para el paciente, la mejoría de su calidad de vida, de los síntomas clínicos y de los parámetros gasométricos.
 Analizaremos en próximas entregas las características del material necesario para realizar VMNI. Hablaremos de las interfaces y de los respiradores, finalizando con algunos comentarios sobre el material accesorio de la ventilación.


Fuente:
PATOLOGÍA RESPIRATORIA
Manual de procedimientos de diagnóstico y control
M. Valle Falcones, M. F. Troncoso Acevedo, S. Díaz Lobato y S. Mayoralas Alises


Ventilación no invasiva Capitulo 85
www.eccpn.aibarra.org/temario/seccion5/capitulo85/capitulo85.htm


Publicar un comentario en la entrada

Bienvenid@s a CardioPulmonar.
Sera un placer recibir tus comentarios
y sugerencias para mejorar este blog.

ir arriba