EPOC: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Deja tu comentario aqui



Dr. José Javier García López
Especialista en Neumología
Colaborador Clínico. Servicio de Neumología
CLINICA UNIVERSITARIA DE NAVARRA

Fecha actualización: 17/07/2008




¿Qué es?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad progresiva que se caracteriza por la presencia de obstrucción no reversible al paso del aire por las vías respiratorias (obstrucción al flujo aéreo), y que se relaciona con tos y expectoración crónicas (bronquitis crónica) o con la sustitución del tejido pulmonar normal, tras una compleja reacción inflamatoria provocada por el tabaco (oxidación, estimulación de mediadores inflamatorios, proteasas y otras enzimas) por un tejido mucho menos elástico, y por lo tanto incapaz de realizar su función (enfisema pulmonar).

Normalmente los pacientes presentan un componente de ambos procesos, con predominio de uno u otro. La enfermedad puede acompañarse de hiperreactividad bronquial (esto es, respuesta anormal y excesiva de los bronquios a un estímulo).

Aunque existen algunos enfermos con EPOC por alteraciones hereditarias (déficit de alfa1 antitripsina) la inmensa mayoría es provocada por el tabaquismo.

¿Quién puede padecerla?

La EPOC es muy frecuente (aproximadamente el 9% de la población española entre 40 y 69 años), y, lo que es más grave, creciente. A principios de los años 90 constituía la 6ª causa de muerte en la población general, pero las previsiones para el 2020 la sitúan en el 3º. El aumento del tabaquismo en la mujer y en la población joven es la causa de estas sombrías previsiones.

¿Cómo se manifiesta?

En cuanto a los signos y síntomas de la EPOC, suelen aparecer en la 5ª década de la vida, y se caracterizan por tos y expectoración habituales con infecciones respiratorias repetidas de predominio invernal, así como sensación de falta de aire con el esfuerzo (disnea), de carácter progresivo. La presencia de tos y expectoración durante tres meses al año en dos años consecutivos permite hablar de criterios clínicos de bronquitis crónica. Con el paso de los años se produce en algunos casos afectación cardiaca, denominada cor pulmonale, que se traduce en aumento de la disnea, hinchazón de las piernas (edemas) por acumulación de líquido y aparición de ortopnea (sensación de falta de aire al tumbarse, que obliga al paciente a dormir con varias almohadas).

¿Cómo se diagnostica?

Con respecto al diagnóstico, ante una sospecha de EPOC es obligado consultar al médico.

Entre las pruebas básicas a realizar, es esencial una espirometría, que establecerá el diagnóstico de EPOC y su grado de afectación funcional (obstrucción leve, moderada o severa). Una radiografía de tórax puede mostrar igualmente algunas imágenes características ( signos de hiperinsuflación, bullas, aumento

de la trama broncovascular, etc). Es conveniente asimismo una analítica básica, que en caso de sospechar insuficiencia respiratoria incluirá gasometría arterial. En algunos casos son necesarias exploraciones más complejas (niveles de alfa-1 antitripsina, difusión, pletismografía, TAC, ecocardiograma, etc.)

¿Se puede prevenir?

Para prevenir la aparición de enfisema o bronquitis crónica, o su progresión si ya se ha desarrollado, es fundamental el abandono del tabaco. Si lo considera muy difícil, debe solicitar ayuda médica para conseguir deshabituarse. Sin dar este paso, la enfermedad progresará mucho más rápidamente.

Es importante también la realización de ejercicio físico moderado.

¿Cuál es su tratamiento?

Dentro del tratamiento médico propiamente dicho, los programas de fisioterapia respiratoria y de rehabilitación tienen un papel cada vez más destacado, condicionando mejoras notables en capacidad física y en calidad de vida.

Desde el punto de vista farmacológico, los broncodilatadores por vía inhalatoria, las teofilinas y, en ciertos casos, los corticoides, tanto inhalados como orales o parenterales, son los tratamientos más empleados. El buen cumplimiento y una técnica apropiada de inhalación (existen diferentes modalidades para facilitar el uso de estos fármacos) son cruciales para su adecuada administración. El equipo que atiende al paciente debe explicar pormenorizadamente la técnica de inhalación, y repetirlo las veces que sea preciso.

En caso de insuficiencia respiratoria está indicada la administración de oxígeno domiciliario. Debe aplicarse al menos 16 horas diarias, incluyendo siempre las de sueño. Un número menor de horas no ha demostrado eficacia; El oxígeno no es el tratamiento de la sensación de ahogo o fatiga, pero prolonga la supervivencia. En algunos casos se aplica además oxígeno portátil, a través de mochilas de pocos kilos de peso, que permiten desplazarse al paciente sin renunciar a su tratamiento.

En los últimos años, algunas técnicas quirúrgicas han venido a mejorar las expectativas de los pacientes con EPOC: la cirugía de reducción de volumen, de aplicación en algunos casos de enfisema pulmonar con ciertas características específicas, y el trasplante pulmonar, indicado en ciertos pacientes con enfermedad muy avanzada.









Bibliografía consultada:

EPOC, lo esencial: Víctor Sobradillo

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: Pilar de Lucas y Germán Peces-Barba
Estrategia global para el diagnóstico, tratamiento y prevención de la EPOC Organización Mundial de la Salud

2 comentarios:

Anónimo dijo...

informacion sobre Epoc

Anónimo dijo...

hacer una publicacion de las enfermedades restrictivas pulmonales ya que existe informacion limitada en la mayoria de los textos

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenid@s a CardioPulmonar.
Sera un placer recibir tus comentarios
y sugerencias para mejorar este blog.

ir arriba